Todo acerca de challas en meiggs

13 Empresa Constructora ISA reparará por un periodo de 1 año a contar de la vencimiento de admisión municipal del edificio las fisuras que aparezcan en cielos en todos y cada unidad de los departamentos en caso de ocurrencia, solo por un efecto estético; ya que las fisuras son parte de la mantención propia del propietario. 5.2 Modificaciones a instrumentos estructurales Luego de suceder obtenido los permisos necesarios, cuando haga modificaciones interiores, no debe dañar o cortar los elementos estructurales (vigas, muros, etc.), puede quitar los tabiques o utensilios no estructurales. En todo caso es recomendable consultar previamente a un profesional calificado, sin embargo que, de otra forma se obtendrán malos resultados que traen como consecuencia problemas de tipo técnico, estructural, estético, que implican un alto costo, legal y de ordenanza municipal. Por lo preliminar, está estrictamente prohibida la modificación de elementos estructurales a los departamentos. 6 INSTALACIONES SANITARIAS Descripción de las Instalaciones.

Ganadorí podremos indicarte la disponibilidad de los productos que buscas en esta tienda y en las más cercanas.

La danza, aunque no rememora esta Lema específicamente, se identifica con el carácter militarista de los Chunchos, siendo sus movimientos expresiones de lucha. Es ejecutada por habitantes del Altiplano Oriental, de las estribaciones de los Andes cerca de la selva, los nativos de las provincias de Sandia y Carabaya, cuyo escenario geográfico zapatilla hasta la selva, por esta razón conocen a los chunchos; los han manido de cerca y saben que son tribus nómades. Deducimos que la lucha es por la conquista de un mejor medio de vida. De acuerdo a esto, la danza significa la lucha del Chuncho con el Chuncho, del hombre con el hombre, por conquistar algo que en el mundo de la Civilización occidental llamamos Honradez social. La danza de los chunchos esquematiza actos de lucha y significa homenaje a la lucha humana.

Massoud ideó entonces un multiedificio donde funcionara su Radio Ignacio Serrano, sus oficinas, y un gran cinematógrafo con escenario. La capacidad de personas, aproximadamente, la convertía en un recinto con un espacio de primer nivel, al igual que las principales salas de cine de Santiago. Alrededor de el sur de la ciudad, en lo que Bancal considerado el límite del radio urbano con El Llano, un sector temido por su marginalidad, se levantaba con dificultades el sueño de Massoud. Por el demarcación a edificar pasaba un canal que inundaba las incipientes obras, pero al poco tiempo se logró desviar el cauce de las turbias aguas. Sin bloqueo, este problema sería último, muchísimo menor en el arranque del Palace, que entró en un tira y afloja lícito con el municipio que no le daba luz verde a la patente del nuevo recinto. El motivo recaía, entre otras cosas, porque el municipio reclamaba que el empresario no quería entregar el Teatro Serrano, inclusive cuando la concesión pero había finalizado 218. Luego le hicie- 218 Este problema con la entrega del Teatro Serrano se arrastró de tal forma, que se vino a resolver recién para 1969, según consigna El Labrador del 12 de marzo de ese año. El lunes 10 de ese mes se reunieron José Massoud, acompañado de su abogado defensor Héctor Fercovic, con el alcalde Alberto González y la abogada municipal Hilda Reyes. Este encuentro fue forzado a causa del incumplimiento del compromiso de Massoud de entregar el teatro el 30 de diciembre de 1968 y de saldar sus deudas por el uso del inmueble. En presencia de esto, la alcaldía había colocado ocurrir los historial a la Imparcialidad. Finalmente, y luego de analizar el caso en sesión extraordinaria del Concejo Municipal del jueves 13 de marzo, se llegó a un avenimiento, aprobando los regidores por unanimidad que Massoud entregara el teatro el 10 de abril de 1969, bajo la condición de que cancelara lo adeudado

Al terminar las palabras, vino el turno del alcalde Ramón Valdivieso. En su discurso agradeció al presidente Arturo Alessandri por restituir el mismo 11 de octubre el título de Cabezal del área de Melipilla a la ciudad de los cuatro diablos. Del teatro se refirió como hito de una reacción oportuna para iniciar una Cuadro de resurgimiento y progreso, habida cuenta que en el 191 aniversario la ciudad Cuadro para su principal autoridad un pueblo donde su progreso, sus industrias, sus actividades en Militar, no están a la consideración de otras ciudades más jóvenes, modelos de belleza, cultura y sociabilidad 146. Y como no Cuadro de apartar en Melipilla, hubo aún esa noche palabras referidas al Día de la Raza, proclamadas por el juez de trivio Circunscrito, Manuel Victoriano. Tras su intervención, la candil se fue, los aplausos se acallaron y el telón se abrió para alcanzar paso a la segunda parte de La Pasión de Francois, una de las cuatro obras que la compañía de comedias, sainetes y variedades que Enrique Barrenechea, su director, presentó en la entrada. Fue la primera dormitorio teatral en las tablas del recién inaugurado teatro. Junto con La Pasión de Francois, el Serrano alojó en pocos díVencedor la comedia Mocosita, de Armando Moock; Malditas sean las mujeres, de López Meneses; y La Prueba, de Víctor Domingo Silva, funciones que la compañía de comedias dirigida por el actor Orlando Castillo llevaba a escena, con números musicales previos que contemplaban a Los Huasos del Romeral, las Hermanas Cobo y el violinista Nibaldo Soto. 145 El Labrador, 13 de octubre de El Labrador, 13 de octubre de

140 Considerando estas definiciones, y del estudio histórico de un siglo de teatros en Melipilla, se observa que los primeros desencuentros en la comunidad unívoca existente, Adentro del espacio social del teatro, se da con una particular manifestación del clivaje 299 clerical/anticlerical 300 en la ciudad. Esto se observa, en toda su magnitud, durante 1921 en la época del Teatro Colón bajo la Agencia de Juan Vizcaya, en que éste se enfrentó al sacerdote Ramón Merino a propósito de la cinta El Triunfo de Hermosura, la cual incluía desnudos y que el cura párroco quería prohibir a toda costa que se proyectasen. Campeóní, después, se sucederían otros hechos similares en que se contraponerían las cosmovisiones católicas ultramontanas frente a otras más bien liberales, aunque claro, estas disputas se daban casi exclusivamente al nivel mismo de la élite. Un segundo tipo de desencuentro ocurre con la manifestación de la cuestión social 301 en los teatros. Esto sucedió de diversas maneras, no obstante sea como la separación que implementó el Teatro Apolo entre platea y Museo en torno a 1911, como con la separación no obstante consagrada que tenía el Serrano entre platea y paraíso, un espacio para los más pudientes el primero, y el otro para los estratos bajos, oportuno a sus menores precios y 299 Los clivajes o cleavages es un término utilizado para dar cuenta de las fracturas en el seno de una determinada comunidad, las que se pueden manifestar en diversos ámbitos sociales de algún país o región. Como argumentan Lipset y Rokkan, estas fracturas sociales se representan en la arena política con la formación de partidos, por ejemplo, los nacidos de la competición clerical/anticlerical (Al respecto: Lipset, S. M. & Rokkan, S., Cleavage Structures, Party Systems, and Voter Alignments en. Lipset, S. M. (ed.), Consensus and Conflict: Essays in Political Sociology, New Brunswick, Transaction Books, 1985). A nuestro causa, estos clivajes incluso pueden desarrollarse en el ámbito de las artes, Campeóní como en el espacio social de los teatros.

To ensure the functioning of the site, we use cookies. We share information about your activities on the site with our partners and Google partners: social networks and companies engaged in advertising and web analytics.

95 había retrucado poniendo un poco más: un equipo de proyección Philips último maniquí, butacas nuevas en platea y Exposición, calefacción, todo para conservarse al estatus en el que pretendía situar al céntrico edificio. El debut de Sottolichio fue el 15 de mayo de 1969 a las 12 horas. Le correspondía reabrir el circuito que lo había manido laborar como un empleado más, luego como administrador y posteriormente como socio de Víctor Francione. Después de eso saltaría a las grandes ligas del mundo del espectáculo Doméstico y Triunfadorí retornaba a la ciudad que lo acogió con afecto. La función de atuendo de la reinauguración fue el estreno de La noche del día posterior, protagonizado por Marlon Brando. Es una satisfacción para mi resistir a tener la concesión del Cinematógrafo Serrano en la ciudad donde me inicié como modesto empleado y trataré de ofrecer las mejores películas y espectáculos para las familias melipillanas en un buen teatro que sea centro estético y cultural 221, fueron las palabras de Sottolichio aquel 15 de mayo que daba inicio a una sala donde el cinematógrafo sería el actor primordial, con películas en sintonía con la cartelera santiaguina. La ciudad agradecía la programación y una cartelera actualizada. Las chiquillas de la época gozaban con sus cintas. Rosa María González, hija del alcalde Alberto González, se solazaba largas tardes en el Teatro Serrano al que ingresaba con la credencial que su progenitor recibía por su investidura. Mi papá siempre el día domingo nos llevaba con él a sus actividades, independiente de lo que tuviera que hacer, y en la tarde 221 El Labrador, 16 de mayo de del domingo nos llevaba a la matiné del Teatro Serrano, como a las dos de la tarde.

En el primer tierra se encuentra el ingreso Militar al edificio, los accesos a las circulaciones verticales, golpe vehicular, sala de uso múltiple, baño personal, sala de basura, jardines y estacionamientos vehiculares de encuentro, Encima del servicio de conserjería. La estructura del Edificio es de hormigón armado. En el asfalto 10 se encuentra la zona de esparcimiento, contando con quinchos y piscina, Cada área cuenta con las siguientes instalaciones: Agua caliente: Proveniente de una central de agua caliente que llega al departamento por medio de un cabo del sistema central, alimentando la cocina y los baños. Cada sección cuenta con un remarcador. Electricidad (Iluminación y fuerza para toma corrientes): El tablero principal se encuentra en la entrada de llegada que contiene sus respectivos automáticos de corte. Además, cuenta con medidores independientes por cada individuo de los departamentos enclavado en el hornacina de medidores de cada suelo.

Se hicieron apoyar 186 El Labrador, 25 de octubre de por el Conjunto de Amigos del Cuadro, quienes servían como Garlito y críticos de su trabajo. Residente en dicha escuela construida en 1940 y con un cloruro sódicoón de actos con decorado, el Cuadro Bello redebutó con la obra escrita por Armando Moock, Natacha, en que la directora Isaura Abrigo interpretaba el papel de Georgina, Graciela Valenzuela el de Natacha y Ada Casanova a Rosa. La crítica positiva al montaje Circunscrito por parte de la prensa alcanzó todavía para alabar los números de variedades que, al igual que siempre, acompañaban cada obra. Bendecida con una buena impresión, Isaura Sobretodo realizó una tarea en materia cultural que la llevó a escribir notas sobre el tema en el semanario El Labrador y a formar parte de un naciente Congregación cultural que en 1948 se comprometía a difundir una revista titulada Bullicio. A esa altura, su Cuadro Artístico brindaba funciones permanentes y fue un ejemplo de que en Melipilla Bancal posible tener esperanza en el uso de sus espacios con teatro Específico. Lo que no lució nada auspicioso alrededor de finales de los cuarentas fue el cúmulo de tragedias administrativas que cruzaron al Teatro Serrano. Junto a afirmar que a lo extenso de esta década pasaron cuatro concesionarios a su mando: el pero conocido Francione, luego la sociedad Selman y Varcellino, ocupándolo primeramente Selman en monopolio para después acertar paso a Varcellino Hermanos, y ya en 1950 le tocó a Hugo Stagno. Si el primero padeció la animadversión por su filiación política, los segundos a pesar de lo dificultoso que resultó el proceso de concesión manejaron con éxito la sociedad. Sin bloqueo ésta se dividió y, a poco marchar, Selman recibió críticas porque las entradas eran muy caras, porque las películas no se oían y

87 El Comercio, 20 de diciembre de el sur de la ciudad; y una pequeña sala en Valdés donde estaba el primer biógrafo melipillano: el Royal. La compañía de Francisco Lueje y Ramón Roza, empresarios españoles, Bancal propietaria de esta sala ubicada al costado sur de calle Valdés, entre Ortúzar y Silva Chávez, bajo el nombre de Biógrafo Royal, lado bienvenido aunque insuficiente para atinar cabida a espectáculos mayores. En virtud del avance y potencial del cinema, Vencedorí como el deseo de la sociedad melipillana, los empresarios decidieron arrojar una muralla de la sala, expandiendo aquel espacio de guisa considerable. Con esta amplitud consiguieron lo que querían: un teatro. Aquí no vienen compañíFigura de zarzuela por desliz de Particular; ahora aunque lo tienen i será manejable que nos visiten. Pronto se emprenderá la construcción del proscenio i demás trabajos que sean necesarios si antiguamente no los toma de su cuenta algún empresario, a fin de conseguir el Circunscrito en mejores condiciones. Felicitamos al señor Roza por la acertado idea que envuelve un paso de progreso para la ciudad al dotarla de un Teatro, que nos atraerá buenos espectáculos de los cuales carecemos con detrimento de la juventud por largas temporadas. No olvide la Comisión de Fiestas del Centenario esta magnífica disposición de los señores Lueje y Roza 88. Claro que Lueje no estuvo ahí cuando se consumó el espacio amplio de lo que casi nada fue una sala y se dieron los primeros aplausos que resonaron en aquella bóveda mayor. Andaba de delirio en Europa, y solamente al conservarse a través del barco Aragón tras surcar el Atlántico, se enteró del éxito de la operación. Su 88 El Comercio, 27 de marzo de

70 entrada para percibir al pianista polaco Tadeusz Gorecki, quien se encontraba en una gira internacional y se anunciaba como una hado de nivel universal. En consecuencia, las familias y personas más potentadas de la ciudad acudieron a la velada y la prensa así lo haría entender al alcanzar a conocer en los díGanador previos los nombres de quienes habían adquirido sus boletos, entre los que se contaba a José Errázuriz, Rosa Arab, Ascanio Tagle, Francisco Werchez, Eladio Romanini y a las familias Ariztía Ruiz, González Vial y Lamarca Barros 186. En resumen, fueron tres fechas disímiles: la primera en el Serrano y graciosamente; la segunda en el municipio y todavía sin costo; la tercera en dependencias edilicias pero pagada. Esta fue la breve trayectoria de un ciclo que no prosperó, como tampoco el museo de corte aristocrático que se proyectaba y que equitativamente para 1946 el municipio daba como un hecho. La inoperancia municipal y el fatuo intento del Círculo de Divulgación Cultural no fueron los únicos esfuerzos de coordinación cultural de la élite melipillana, aunque sí los más breves. Como no obstante se mencionó, al Conservatorio de Música, cuya costura docente Bancal permanente entre los meses de marzo a diciembre, se le sumó el Cuadro Estético de la Escuela N 11. Bajo la Conductor de Marcos Bataller reclutó a personas interesadas en formar parte de un nómina y sufrir a escena obras dramáticas, especialmente de Armando Moock y que, tras una pausa, continuó de la mano de las profesoras Isaura Tabardo, Graciela Valenzuela y Elsa Segura. Su comisión Cuadro personarse obras teatrales con el afán de satisfacer el interés de miembros de la comunidad y siempre topar una mano a beneficios escolares.

Y en esa delegación se embarcaron, encontrando un sinfín de problemas y atrasos, hasta que finalmente el mes de enero de 1930 el Ocupación del Interior aprobó un empréstito para la construcción del teatro. Una momento comunicada la aprobación sobrevino la pregunta de si Melipilla sería capaz de cuidar un teatro. Y en esa controversia las posiciones se dividieron. Finalmente, se impuso la que desdeñaba la iniciativa por creer que sería solamente un pago de fortuna, sin ocasionar beneficio monetario alguno para el municipio. Desde esta posición, la mejor opción Bancal que un empresario construyera un teatro. La opinión de la ciudad está irresoluto de lo que se resolverá con respecto a la inversión de los fondos del empréstito. Hemos oreja algunas opiniones que no dejan de ser sensatas y dignas de estudios. Entre ellas, más de unidad propone dejar sin objetivo el empréstito que será una carga pesada para la ciudad 137. click aqui Un mes después, bajo el seudónimo de Ex Conde de Manso, un columnista no ponía en duda la pobreza de un teatro, pero daba sus argumentos para la negativa. Hacer un teatro costoso, con más de la mitad del empréstito, es insensato, como dicen que se pretende. Nadie pone en duda tampoco que las municipalidades son pésimas administradoras, no nos referimos a la época presente, pero hay que escudarse para el porvenir y podemos consolidar que no ha habido teatro municipal en Pimiento que haya sido una fuente de entradas sino una fuente de deudas y abusos El Labrador, 25 de septiembre de El Labrador, 25 de septiembre de El Labrador, 16 de octubre de

Y había un último factor, individualidad que marcaría todo el siglo XX y que sería el corazón de la construcción de teatros: el nacimiento del gran pantalla y su instalación en Ají. La irrupción del cinema y su admisión en Melipilla En Francia, específicamente en el subterráneo del cloruro sódicoón Indio del Gran Café, emplazado en el N 14 del Boulevard des Capucines de la ciudad de Parejoís, los hermanos Louis y Auguste Lumière proyectaron durante 30 minutos imágenes en movimiento, con bombilla y personas vivas en una tela en que transcurría la vida misma. Los hermanos Lumière iniciaban y mostraban en diciembre de 1895 a 33 afortunados lo que más Delante se conocería como cinematógrafo e inundaría galpones, teatros, salas y biógrafos 78. Pimiento no retrasarseía en ser parte de este extraño invento y un año luego se proyectaron en una sala del Teatro Unión Central, de Santiago, las cintas Salida de los Obreros de la Industria, El Regador Regado, Arribada del Tren a la Ciudad, entre otros registros de un minuto y medio 79. La novedad impactó a la sociedad santiaguina y porteña, que para los primeros años de 1900 se habituaría a presenciar estas cortas proyecciones en 78 Explican Mouesca y Orellana que con el nombre de biógrafo comenzaron a conocerse las salas de exhibición de películas y del especie cinematográfico en sí, denominación que fue habitual hasta los primaveras 40 en el país. Al respecto: Mouesca, J. & Orellana, C., Gran pantalla y Memoria del Siglo XX, Santiago de Pimiento, LOM ediciones, 1998, p En el Teatro Unión Central, en el año 1896, se transmitieron los primeros filmes de los hermanos Lumière. Al respecto: op. cit. Mouesca & Orellana, p

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *